+58 (416) 26.95.427 carmeloraydan@yahoo.com
Titulo: Las Casas del Sol. (Segunda Edición)
Editorial: El Perro y La Rana
Fecha: Caracas 2007
Autor: Carmelo Raydan
El tema de la presente investigación es el devenir de la vivienda tradicional urbana en el Estado Zulia, desde sus antecedentes indígenas y la implantación de la casa colonial hispánica durante los siglos XV y XVI, pasando luego por más de cuatrocientos años de evolución, hasta su inducida obsolescencia como consecuencia de una serie de aciagos factores que se conjugaron contra ella durante el segundo tercio del siglo XX; ocupándonos también de la situación actual de las pocas edificaciones de esta tipología que aún se mantienen en pie y de la necesidad de su preservación.

El desarrollo del relato está formado por once capítulos de desigual amplitud. En ellos se comienza por estudiar las moradas que hacían los pueblos originarios del Coquivacoa antes de la presencia de los europeos en este continente, y que aún hoy día se siguen construyendo en cierta medida; la llegada de la casa que trajo el conquistador, la cual en el caso de Maracaibo y de las tierras bajas que rodean al lago, tiene características propias que la diferencian tanto de la que se levantó en el resto de Venezuela como también en las demás provincias del Imperio Español en América, manteniendo su modalidad durante todo el lapso colonial y unos pocos años más; su posterior evolución a lo largo de tres etapas identificadas en el período republicano, con cambios en lo concerniente a técnicas de construcción, elementos que constituyen la fachada, distribución de los espacios internos y uso por estos; el impuesto fin a la vigencia de estas edificaciones que acontece al término de la primera mitad del siglo XX, por causa del inicio de la explotación petrolera en el país dos décadas antes y de nuestra condición de región dependiente dentro del sistema capitalista mundial; la lamentable situación actual de poca valorización en que se encuentran estas residencias, acompañada de una propuesta de tres ideas generales para un plan de conservación; y por último, las conclusiones a que nos permitió llegar el estudio realizado. Interrelacionado todo este largo proceso arquitectónico con factores regionales, nacionales y foráneos, de origen ambiental, económico, social y político, que incidieron determinadamente sobre las continuas transformaciones.

En consecuencia, podemos decir que nos hallamos ante una manifestación civilizatoria fruto de las particularidades naturales e históricas que se fraguaron en nuestra región zuliana, y debido a ello única en el mundo; la cual, al igual que pirámides de Egipto, las catedrales góticas europeas y los gigantes de la Isla de Pascua, por sólo citar tres ejemplos de índole monumental, además de ser fuente de especificidad regional y nacional, es patrimonio de toda la humanidad; recayendo la responsabilidad de su cuidado principalmente en el pueblo que habita el territorio donde estos valores se encuentran, sean descendientes directos de sus creadores o no.

En relación a las cien fotografías documentales en color que forman parte de este trabajo, fueron realizadas por nosotros a lo largo del lustro comprendido entre los años 1980 y 1984, en Maracaibo y las poblaciones de los puertos de Altagracia, Santa Rita, San Rafael de Mara y Quisiro; siendo tal la rapidez con que están desapareciendo estas casas, que para el momento en el cual escribimos estas líneas, veintidós años después de tomadas las últimas gráficas, prácticamente ninguna de ellas es repetible, pues si bien es cierto que un pequeño porcentaje de las viviendas fotografiadas aún existen, el estado de deterioro de casi todas ellas es tan manifiesto, que la imagen que producirían dista mucho de ser la misma que ya tenemos registrada. Por su parte, las fotografías en blanco y negro tienen dos orígenes distintos: un primer grupo proviene del siglo XIX, y lo hemos obtenido tanto de publicaciones periódicas de esa época, como de colecciones privadas de Maracaibo, permitiéndonos ver distintos aspectos de nuestra vivienda en estudio los cuales hace mucho tiempo no se conservan sobre el terreno; mientras que un segundo conjunto fue tomado por nosotros durante las décadas de 1980 y 1990, en las mismas poblaciones ya mencionadas de la zona norte del estado, con la finalidad de ilustrar algunos aspectos de esta investigación que no tienen imágenes a color.

Los objetivos que aspiramos cumplir con este trabajo son tres: Primero, preservar en información escrita y en imágenes las distintas etapas de esta tipología de edificación, que de no tomarse medidas urgentes parece condenada a desaparecer casi totalmente en muy pocas décadas. Segundo, tratar de crear conciencia en los distintos niveles y organismos del gobierno venezolano, así como demás entes de poder dentro de la sociedad nacional, para que se aboquen al rápido desarrollo de acciones que resguarden y le devuelvan vigencia, tanto a esta manifestación arquitectónica zuliana como a otras similares en las demás zonas del país. Y tercero, procurar incentivar entre los distintos especialistas la investigación, documentación y difusión, de la rica y en muchos aspectos poco conocida realidad venezolana, como forma de defensa de nuestra identidad, agredida desde hace largos años de manera alarmante por un proceso de globalización cultural, que en función de sus intereses particulares impulsan los centros del poder capitalista mundial.

Por último, dos ideas que consideramos pertinentes señalar. Esta monografía se ocupa únicamente del estudio de la vivienda urbana, por lo tanto, las residencias rurales del Zulia, en sus posibles varias manifestaciones, no fueron contempladas. Y esta investigación es tan sólo un trabajo de mediana profundidad, perfeccionable en todos sus aspectos, que nos gustaría sirviera de cuestionable base y estímulo para posteriores indagaciones sobre este mismo tema y otros, dentro del pródigo ámbito de la historia, la identidad y el patrimonio nacional.

Carmelo Raydán